lunes, 11 de mayo de 2009

LUCIO DALLA




Relato de Caruso

LUCIO DALLA

Lucio Dalla es un excepcional clarinetista, tecladista, pero sobre todo... un poeta muy especial.

Extravagante, muy libre y con un estilo que escandalizó, sus letras a veces un poco locas, pero muestran una especial filosofia, profunda y particular, en libertad, es un placer percibir una persona así, que hace su vida a su manera.

Lucio es como un fotógrafo de momentos, capta un especial sentir, lo transforma en letra y música, con una maestria muy especial, muy de él, como este bello relato que capturó de Caruso.

Lucio Dalla, pasaba mucho tiempo en su yate sobre las costas Italianas, un día, en Sorrento, se le estropeó el yate y decidió bajar y hospedarse en un lujoso apartamento en el Grand Hotel Excelsior Vittoria, donde Caruso vivió los dos últimos meses de su vida y donde se conservaban intactos sus libros, sus fotografías y su piano.

Cerca del hotel, hay un bar, en donde el dueño le contó esta bella historia a Lucio :

Caruso estaba enfermo de cáncer en la garganta y sabía que tenía los días contados, pero eso no le impedía dar lecciones de canto a una joven de la cual estaba enamorado.

Una noche de mucho calor no quiso renunciar a cantar para ella,  que lo miraba con admiración, así que: aún encontrándose mal, hizo llevar el piano a la terraza que daba al puerto y empezó a cantar una apasionada declaración de amor y sufrimiento.

Su voz era potente y los pescadores, oyéndole, regresaron al puerto y se quedaron anclados bajo la terraza.

Las luces de las barcas eran tantas que parecían estrellas...

Caruso no perdió las fuerzas y siguió cantando sumergiéndose en los ojos de la muchacha apoyada al piano.

Esa noche su estado empeoró.

Dos días mas tarde, el 2 de agosto de 1921, moría en Nápoles.

Esta canción narra el drama de esa noche... con luces y sombras del pasado... con muerte y vida...
Un hombre enfermo que busca en los ojos de la muchacha un futuro que ya no existe...
un testamento de amor...

Este fue su último concierto...
y éste fue su excepcional público: el mar, las estrellas, los pescadores, las luces de las barcas y su amada...

Con Subtitulos en Español interpretada por Lucio Dalla



Letra De Caruso

Qui dove il mare luccica e tira forte il vento
su una vecchia terrazza davanti al golfo di Surriento
un uomo abbraccia una ragazza dopo che aveva pianto
poi si schiarisce la voce e ricomincia il canto.
Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
h una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai.
Vide le luci in mezzo al mare pensr alle notti l` in America
ma erano solo le lampare e la bianca scia di un' elica
senti il dolore nella musica si alzr dal pianoforte
ma quando vide la luna uscire da una nuvola
gli sembrr dolce anche la morte
guardr negli occhi la ragazza quegli occhi verdi come il mare
poi all'improvviso uscl una lacrima e lui credette di affogare.
Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
h una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai.
Potenza della lirica dove ogni dramma h un falso
che con un po' di trucco e con la mimica puoi diventare un altro
ma due occhi che ti guardano cosl vicini e veri
ti fan scordare le parole confondono i pensieri
cosl diventa tutto piccolo anche le notti l` in America
ti volti e vedi la tua vita come la scia di un'elica
ma sl h la vita che finisce ma lui non ci pensr poi tanto
anzi si sentiva gi` felice e ricomincir il suo canto.
Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
h una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai



No hay comentarios: